La innovación abierta pone en valor y otorga el mayor peso en el proceso innovador a la colaboración y la difusión del conocimiento. La colaboración es el valor fundamental que mueve cualquier modelo basado en innovación abierta y lo que permite que muchas empresas se estén centrando ya en ciertas competencias esenciales en vez de aglutinarlas todas como en el modelo tradicional, que resultaba más costoso y complejo de organizar. De esta forma, la empresa se centra en aquello que realmente sabe hacer bien y, formando parte de una red de especialistas que comparten su trabajo, puede integrar y aportar valor dentro de una cadena en la que todos realizan funciones complementarias. Así, se hace obligado desterrar la noción de competitividad para sustituirla por la de colaboración y añadir además la de apertura.

Seguir leyendo