Estamos más o menos habituados a escuchar de vez en cuando sobre distintos instrumentos de participación ciudadana que nos son familiares. Los plebiscitos, los referéndums o las consultas ciudadanas se ponen en práctica muchísimas menos veces de las que serían deseables, pero en general son conocidos por la población. Menos conocidos pero con cierta implementación son las Agendas 21 y los consejos consultivos por ejemplo.
Seguir leyendo