Empresas, consultoras de recursos humanos e, incluso, entidades públicas ven a menudo los estudios de Historia como una profesión destinada únicamente a la docencia o, en el mejor de los casos, a la investigación. Sin embargo, desde hace varios años y desde diversos ámbitos estamos asistiendo a una nueva – y necesaria- puesta en valor de los studia humanitatis, como ya comentamos en este artículo.
Seguir leyendo