Hace poco leí un artículo en Politikon que me llamó tremendamente la atención. En él se explica un sistema llamado “pay for success” (pagar por el éxito) mediante el cual un grupo de personas (emprendedores, filántropos o como queramos llamarles) proponen una solución a un problema social concreto. Su solución le ahorrará dinero al gobierno, por lo que si su propuesta funciona ese gobierno pagará a esos inversores el importe que se ha ahorrado. Pero, y aquí viene la gracias del asunto, si no funciona el gobierno no paga un duro a esos inversores.

Seguir leyendo