La figura del gestor de proyectos de I+D+i es aún poco conocida, a pesar de que cada vez se habla más de importancia de la innovación y la necesidad de articular políticas que implanten su práctica. Según algunos estudios sobre las dificultades de participación en programas europeos de financiación de la I+D+i (como este sobre la mejora de la participación en el FP7 o este otro) los obstáculos más significativos son: la no adecuación de nuestras líneas de trabajo a los temas propuestos, los esquemas financieros, la creación de los consorcios, una carga importante de trabajo administrativo, la disposición de los recursos necesarios de inicio, la redacción de la propuesta y la complejidad en los procesos de justificación.

En definitiva, la principal barrera parece ser el desconocimiento de las reglas del juego: cómo funciona, cuál es su lenguaje y qué nos pide. Cuestiones que pertenecen al ámbito de trabajo del gestor de proyectos. Y es que, según uno de los estudios mencionados, más del 70% de los interesados en participar en programas europeos no tienen personal técnico especializado y así parece complicado articular un buen plan de acceso a financiación europea a medio plazo.

El gestor de proyectos de I+D+i es el profesional que ayuda y guía a los promotores del proyecto a estructurar y temporalizar correctamente el trabajo. Es la figura que tiene la visión global del proyecto, de sus objetivos y expectativas y, por lo tanto, es capaz de anticipar, detectar y solventar los problemas que seguro aparecerán a lo largo de la vida del proyecto.

Pero ¿cuáles serían entonces las competencias y las áreas de conocimiento que debe tener un gestor de proyectos de I+D+i?

  • Formación en gestión de proyectos de I+D+i.
  • Conocimientos de diversas disciplinas que le permitan abordar cualquier tipo de proyecto.
  • Conocimientos sobre comunicación, que le van a permitir asegurar la visibilidad del esfuerzo realizado en innovación.
  • Capacidad de observación y análisis del entorno, que le va a permitir detectar, canalizar y poner en valor las oportunidades de innovación.
  • Capacidad de negociación y relacionarse, puesto que debe mantener e instaurar canales de relación con otras entidades.
  • Conocimientos en gestión del conocimiento e inteligencia competitiva.
  • Capacidad de organización y coordinación.
  • Capacidad de gestionar valores intangibles, como la cultura empresarial, la reputación, la responsabilidad social o la ética.

¿Cuáles son las tareas del gestor de proyectos de I+D+i?

  • La redacción de los proyectos que se presentan a distintos programas de financiación autonómicos, nacionales y, sobre todo, internacionales.
  • Detectar convocatorias, ofertas tecnológicas, etc. para no perder ninguna oportunidad de financiar nuestros proyectos o de colaboración con otras entidades.
  • Conocer las prioridades y cuestiones más relevantes a la hora de plantear un proyecto.
  • Definir el proyectos y sus características.
  • Gestionar y coordinar la participación, formación o dirección del consorcio.
  • Instaurar y mantener canales de relación con otras entidades.
  • Monitorizar y evaluar el progreso de los diferentes proyectos.
  • Dinamizar y coordinar las actividades de vigilancia y la previsión.
  • Asegurar la participación de todo el equipo humano en el proceso de innovación, especialmente en las actividades de detección de oportunidades y generación de ideas.
  • Asegurar la documentación, protección y explotación de los resultados de la innovación.
  • Asegurar la visibilidad interna y externa del esfuerzo en innovación (participación en jornadas, memoria de I+D+i, notas de prensa, etc.).
  • Identificar y materializar fuentes de financiación (búsqueda de ayudas, preparación de memorias para presentar proyectos a la administración, preparación de la documentación para la certificación de proyectos de I+D+i etc.).
  • Identificar y materializar colaboraciones con los diversos agentes del sistema de innovación.
  • Gestionar las deducciones fiscales.
  • Detección, canalización y puesta en valor de oportunidades de innovación.

Pero, más allá de todas estas tareas, algunas de las cuales bien pueden ser competencia de otro tipo de trabajador, un gestor de proyectos de innovación debe ser un dinamizador y un conector de ideas y conocimiento. Un profesional capaz de fomentar la creación de ideas y darles forma para que sean viables, de ponerse en contacto con diversas entidades de interés, de impulsar y mantener y mantener la motivación del equipo y, sobre todo, de poner en valor el conocimiento basándose en un conocimiento global de todo el proceso.


* Artículo original publicado en Avalon Red.