Los roles de los participantes de un Startup Weekend

La metodología de Startup Weekend necesita que haya entre los asistentes tres perfiles que deben darse en una justa proporción: diseñadores web y/o gráficos, programadores y desarrolladores y no técnicos, entre los cuales cabe prácticamente de todo: periodistas, economistas, etc. Es decir, cualquier otro tipo de perfil que no cuadre en los dos primeros. Sin embargo, durante el evento podemos ver cómo se ponen en juego otro tipo de habilidades y destrezas que poco o nada tienen que ver con las profesionales.

La distribución de los roles que ocurre durante un Startup Weekend aúna los roles naturales de cada persona con los nuevos que pueden asumir para el evento. Los equipos están formados casi siempre por personas que no se conocen previamente, lo que provoca mucha incertidumbre durante el proceso de formación del grupo y que los papeles habituales que tenemos en nuestras vidas se inviertan, se modifiquen o, incluso, se anulen. Por ello, es importante identificar los roles, porque de esa forma los organizadores seremos capaces de gestionar la evolución de cada equipo y, junto con los mentores, ser capaces de dinamizar el trabajo y las relaciones que se van desarrollar durante el fin de semana.

Los roles más habituales en los equipos

  • El líder, cuyo papel asume a menudo la persona que presenta la idea de negocio. Aunque esta persona no sea un líder natural le es difícil liberarse de la responsabilidad de ser quien tuvo la idea y por ello se compromete a guiar al resto del equipo durante todo el fin de semana. Puede entrar en conflicto con otro miembro del equipo que sí sea un líder natural y le cuesta entender que “su idea” desde el momento en que se forma un equipo de trabajo ya no es sólo suya o se acabe transformando en algo diferente a lo que tenía en mente.
  • El catalizador: es la persona que busca continuamente construir e impulsar. Es quien pone la iniciativa y evita divagar en torno a cuestiones poco prácticas o irresolubles en poco tiempo. Es el más consciente de que participa en un evento de 54 horas y, por tanto, para él optimizar el tiempo es fundamental.
  • El especialista: sólo contribuye al proyecto cuando se necesitan sus conocimientos y prefiere centrarse en una sola tarea: la que conoce y domina.
  • El moderador, que sabe cooperar y es capaz de apaciguar los ánimos, por lo que ejerce uno de los papeles más útiles en la gestión del equipo. Sin embargo, a la hora de tomar decisiones importantes a veces evita tomar partido y puede ralentizar el proceso de toma de decisiones.
  • El crítico, que es uno de las personas más complicadas de gestionar para el equipo, porque se opone sistemáticamente a todo lo que se dice y se hace, sin ningún tipo de análisis o justificación, porque suele partir del supuesto de que sus opiniones son las únicas acertadas, pero no ejecuta o pone en marcha diferentes opciones.
  • El fanático de Startup Weekend: no es muy habitual, pero haberlo haylos. Le gusta tanto el formato de Startup Weekend que ha ido a muchos, aunque en ninguno de ellos haya conseguido implicarse a fondo en ninguno de los proyectos. Altamente motivado durante todo el fin de semana, pero a menudo no se compromete con su equipo una vez finalizado el evento.
  • El admirador: llega a Startup Weekend para escuchar la charla de alguno de los ponentes o para conocer a alguno de los mentores, de quienes es fiel seguidor. Se dedica fundamentalmente a intentar entablar relación con él y los demás… bueno, digamos que no le interesan.
  • El social: lo encontramos a menudo en su medio habitual, Twitter, colgando fotos del evento, comentando las charlas, lo que le hace un elemento prácticamente prescindible para el equipo, puesto que acaba por no participar e implicarse totalmente.
  • El agresivo: se enfada y reacciona virulentamente contra todo aquel cuestione sus decisiones como forma de imponer sus opiniones.

Ese conjunto de conductas y comportamientos que una persona exhibe de modo característico dentro de un grupo son adquiridos, desarrollados y modificados durante toda una vida. Los roles son un elemento cohesionador y catalizador de las relaciones en cualquier grupo y por supuesto no es fácil encontrar muchos casos de personas que se atrincheren en uno u otro rol de forma extremadamente marcada. Pero todos tendemos a inclinarnos – más o menos acusadamente- hacia alguno de ellos y por eso es interesante tanto para los organizadores y mentores de cualquier Startup Weekend como para quienes estén interesados en participar identificar a tiempo ciertos roles –y sus diferentes combinaciones-, a fin de gestionarlos de la mejor forma posible durante y después del evento. Y todo ello, mientras nos dedicamos también a conocernos, entendernos, organizarnos y, sobre todo, trabajar en un sólo fin de semana.


Nota: Por supuesto esta distribución de roles es un tanto simplista y ninguna persona ejerce uno u otro de forma absoluta, pero el ejercicio de identificarlos durante el evento es cuanto menos entretenido y quizá hasta útil para gestionar las diferentes etapas que se van a dar durante el fin de semana. Además, me he basado en mi experiencia como participante en Startup Weekend Córdoba 2013 y como miembro de la organización de Startup Weekend Málaga y Startup Weekend Cádiz, por lo que es muy posible que en otras ciudades, con mayor afluencia de participantes y diferentes condicionantes, la distribución de roles sea muy distinta.


2 Comentarios

  1. Es vital para un dinamizador aprender a identificar los roles que asumen las personas con las que trabaja. De ello depende en gran parte que el proyecto tenga éxito. Yo añadiría que el dinamizador de Startup Weekend también debe asumir sus propios roles: dinamizador, pacificador y catalizador.

    Me ha gustado mucho el artículo, te felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2017 BsocialLab

Tema por Anders NorenArriba ↑