logo LINHD

Recientemente he comenzado a colaborar con el Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales de la UNED, un centro que además de ofrecer formación investiga y desarrolla proyectos en torno a la web semántica, el etiquetado de textos y edición digital, la gestión del conocimiento y las bases de datos o el big data y la minería de datos.

Dejando a un lado las disquisiciones en torno al concepto que se producen en el entorno académico me voy a arriesgar a dar una definición sencilla de lo que son las humanidades digitales: la unión de las humanidades con las herramientas tecnológicas. ¿Así de simple? No tanto. Ahí deberíamos añadir el uso de las metodologías de trabajo e investigación propias de las humanidades y las ciencias sociales en el uso de las herramientas informáticas. Pero por ahí van los tiros…

En nuestro país aunque desde hace tiempo ya se venía hablando de la informática humanística, lo cierto es que las humanidades digitales dieron sus primeros pasos en los setenta y el aumento de publicaciones y trabajos es bastante más reciente. Varias disciplinas convergen en las humanidades digitales, como la filosofía, la historia, la filología o la lingüística con la herramientas como las bases de datos, la visualización de datos, la minería de datos o la digitalización.

Lo cierto es que parece es que de momento sigue teniendo más peso la parte digital que la parte humanística y que la oferta formativa sobre humanidades digitales se dirige especialmente a un alumnado procedente de carreras de humanidades porque los contenidos están destinados casi de forma exclusiva a cuestiones técnicas. Pero sólo es una primera impresión, así que veremos que nos deparan los próximos meses.