financiacion-emprendedores

En este blog hemos hablado ya en varias ocasiones de búsqueda de empleo y de emprendimiento. Pero detrás de ambas temáticas se encuentra siempre la empresa, ya sea social o no, que es una de las piezas más importantes en el desarrollo de cualquier país. La financiación de las empresas que ya estaban en funcionamiento como de nuevas iniciativas empresariales se ha visto mermada desde el inicio de la crisis, por lo que la búsqueda de financiación se ha convertido en uno de los grandes retos de cualquier emprendedor. Por eso, hacemos aquí un repaso a las principales fuentes de financiación que podemos encontrar actualmente:

Modelos de financiación tradicionales

  • El crédito. Acceder a él es bastante complicado desde el inicio de la crisis, pero cada vez son más habituales las opciones de banca ética, como Fiare o COOP57, que en gran medida están cubriendo las necesidades de crédito de pequeñas empresas.
  • Las ayudas públicas, que han sido reducidas drásticamente en los últimos años. Aunque hay pocas oportunidades en cuanto a subvenciones a fondo perdido o subvenciones financieras, cada vez son más habituales los programas de apoyo técnico y formación. Para actividades de I+D+i es importante tener en cuentas programas de financiación a nivel europeo como Horizonte 2020.
  • Patrocinios, que pueden usarse en el desarrollo de proyectos concretos, como eventos públicos. A pesar de la dificultad que entraña conseguirlos, es una opción a tener en cuenta especialmente en sectores como el cultural o el medioambiental.
  • Capital riesgo, que son entidades que invierten en iniciativas con el fin de recoger beneficios a corto o medio plazo. Dependiendo de las opciones, esta puede ser una vía interesante para startups y proyectos que se desenvuelven en sectores muy dinámicos o emergentes.

Modelos de financiación 2.0

  • La financiación colectiva (crowdfunding), mediante la cual un gran número de inversores apoyan una iniciativa con pequeñas cantidades. En este modelo la transparencia es un valor fundamental de todo el proceso y de la que podemos extraer un modelo mixto basado en el crowdfunding directo y de proyectos en marcha. Existen multitud e plataformas destinadas al crowdfunding, como Verkami, Kickstarter, Lanzanos o Goteo.

Aunque no sirven para financiar un conjunto de actividades o un proyecto, es interesante tener en cuenta también opciones que supongan un ahorro en los costes, como el uso de software libre o las contribuciones, que además ayudan a estrechar los lazos en modelos basados en comunidades de productores y beneficiarios, como en el caso de Wikipedia. Porque, ante las dificultades que conlleva la búsqueda de financiación para un proyecto empresarial, se hace necesario incluir en el planteamiento inicial fórmulas que permitan llevar a cabo la actividad con el menor coste posible.


Artículo publicado originalmente en el blog de la Cátedra Emprende y Lidera.