Durante los últimos cuatro meses he estado trabajando en un proyecto de consultoría a empresas para el grupo de trabajo de la Economía del Bien Común de Sevilla. Un proyecto en el que hemos estado evaluando y analizando el impacto social de cuatro empresas según la metodología de la EBC. Las empresas han sido variopintas: Joy ECO, dedicada a la moda sostenible, el centro de visitantes Guadiamar Educa, la empresa de ingeniería iSoluciona y El Roble SCA, especializada en servicios a la dependencia.

El objetivo ha sido medir las utilidades sociales y medioambientales de las empresas y para ello usamos el Balance del Bien Común (BBC) que permite analizar los principios éticos mencionados, conociendo cómo aplican las empresas los siguientes valores clasificados en la matriz: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la transparencia y la democracia con todos sus proveedores, clientes y organizaciones relacionadas con su actividad. En este trabajo hemos evaluado los siguientes indicadores:

  • A 1. Gestión ética de los suministros
  • B 1. Gestión ética de las finanzas
  • C 1. Calidad del puesto de trabajo e igualdad
  • C 2. Reparto justo del volumen de trabajo y empleabilidad
  • C 3. Promoción del comportamiento ecológico del equipo humano
  • C 4. Reparto justo de la renta (Retribución equitativa, responsable y transparente)
  • C 5. Democracia interna y transparencia
  • D 1. Venta ética
  • D 2. Solidaridad con otras empresas
  • D 3. Concepción ecológica de productos y servicios
  • D 4. Concepción social de productos y servicios
  • D 5. Aumento de los estándares sociales y sectoriales
  • E 1. Efecto social / significado del producto / servicio (impacto social de la organización en su conjunto)
  • E 2. Aportación a la comunidad
  • E 3. Reducción de efectos ecológicos
  • E 4. Minimización del reparto de ganancias a terceros
  • E 5. Transparencia social y participación en la toma de decisiones

El objetivo final es la certificación de las empresas, que sería el tercer y último paso avalado por un auditor. En esta primera fase las cuatro empresas han pasado por un primer escalón de análisis de su impacto social con el acompañamiento de consultores y en un segundo paso por una evaluación P2P. Este trabajo ha dado como resultado un informe para cada una de las empresas en el que se detalla este análisis previo a las auditorías.

Una primera experiencia de trabajo con la metodología de la EBC que ha sido satisfactoria pero que considero que aún necesita más rodaje para poder depurar y aclarar muchos de los indicadores. Y es que no es fácil a veces medir ciertos indicadores, por lo que he echado en falta una guía que consensúe ciertos aspectos. Hasta ahora estas cuestiones se han estado dejando al criterio del consultor que acompaña el proceso, pero en el futuro entiendo que mejor opción debe ser establecer unas normas que todos podamos aplicar, independientemente de nuestra formación y trayectoria profesional.